Queridos blogueros:

Hoy quiero compartir con vosotros un Plan de Intervención para personas con discapacidad auditiva.  Por fín, cada vez más, se integra a niños con sordera leve o profunda en las escuelas ordinarias, lo cual nos obliga a hacer adaptaciones, para la inclusión de estos alumnos en las aulas, de forma que pueda acceder a las actividades, al material, al currículo… como cualquier otro niño

.

Adaptaciones para el alumnado con discapacidad auditiva

Las adaptaciones que vamos a realizar para el alumnado con discapacidad auditiva van a ser de acceso al currículo y poco significativas.

- Adaptaciones de acceso:

* Usar recursos técnicos para facilitar el acceso a la comunicación (uso de audífonos, amplificadores o micrófonos)

* Introducción de sistemas de comunicación a través de la lengua de signos (ILSE, profesor AL, o asesor sordo, que trabaje dentro del aula).

- Adaptaciones poco significativas:

* Adaptación de actividades con recursos más visuales.

* Modificación del tiempo previsto para un determinado aprendizaje.

* Ayudas de compañeros, tutor o profesor de apoyo.

* Uso de recursos materiales para la realización de actividades.

Para trabajar dentro del contexto educativo, es importante tomar medidas para que las dificultades que se presentan a causa del déficit tengan la menor influencia posible en su proceso de aprendizaje, para ello se deben identificar y disminuir los efectos negativos de aquellos elementos denominados “barreras” que pueden dificultar el éxito de dicho proceso.

Para eliminar estar barreras, lo primero que haremos será:

* Informar a los miembros de la comunidad educativa del programa de integración, explicando las características y posibilidades de las dificultades auditivas y los apoyos que se necesitan para favorecer el intercambio comunicativo.

* Entregar herramientas para facilitar la integración de niños/as con déficit auditivo.

* Adaptar los instrumentos internos de manejo de información, como fichas, pautas de entrevistas…

* Concienciar a la comunidad educativa de las capacidades que tienen estos niños para que eviten centrarse nada más que el déficit.

* Procurar que la comunidad educativa aprenda la lengua de signos.

* Trabajar en colaboración tanto de apoyos internos y externos, recordad que no trabajamos solos.

* Incorporar la participación de los niños con déficit auditivo en las diferentes actividades dentro y fuera del aula.

En el aula, hay que conseguir siempre el contacto visual estable, los niños que logran un mayor control visual pueden aprender a comunicarse mejor. Para que se pueda favorecer la dinámica del aula y facilitar la situación de los alumnos con discapacidad auditiva, el profesorado debe:

* Ubicar al alumno en las primeras filas de la clase, el niño debe tener una visión completa del aula, estando lo más cerca posible de la profesora.

* Evitar el ruido ambiente, en salas alejadas de ruidos externos que dificulten la comprensión y la discriminación.

* Antes de iniciar la comunicación o la explicación, asegurarnos de que el alumno nos esté mirando.

* Hablarle de frente, a poca distancia, evitando hablar moviéndonos o girándonos a la pizarra, nuestra cara ha de estar bien iluminada.

* Evitar ponerse las manos delante de la boca, mascar chicles, comer caramelos, llevarse el bolígrafo a los labios, etc.

* Nuestra dicción ha de ser clara, vocalizando adecuadamente. La emisión de la voz se producirá con un volumen medio, no hay que gritar.

* No hablar deprisa.

* Evitar las perífrasis, los modismos, las expresiones con doble sentido, las metáforas, etc.

* Reforzar nuestra expresividad facial y el gesto natural.

* Hacer una selección léxica de los nuevos términos y conceptos, avanzando su aprendizaje, para facilitar la comprensión de las explicaciones.

* Tener presentes en el proceso de enseñanza-aprendizaje y en los procedimientos de evaluación las dificultades auditivas de nuestros alumnos.

* Ofrecer un clima de seguridad y confianza con el profesorado y con el resto de los compañeros.

* Nombrar las aulas con el alfabeto dactilológico y representaciones gráficas.

* Usar equipos de amplificación del sonido.

* Apoyo visual en las paredes.

* Proporcionar recursos visuales que ayuden a la comprensión e interiorización de contenidos curriculares: mapas conceptuales, diagramas, esquemas, imágenes, etc. Ejemplo: este tipo de imágenes se puede colocar en las aulas.

Contar con la presencia del Asesor Sordo Adulto en el aula para incorporar la presencia de un adulto Sordo en el aula, favorece que los niños/as sordos/as tengan un modelo de identificación. Para ello este profesional participa en actividades de programación, evaluación y seguimiento de los progresos del alumnado, de creación de recursos didácticos y materiales, así como colaborando con otros profesionales del centro.

Fuera del contexto escolar también colabora con las familias en el desarrollo comunicativo y lingüístico de los niños y las niñas a través de diversas acciones, como visitas al hogar, clases de LSE para familias, etc.

La individualización didáctica, el respeto a los ritmos de aprendizaje, las actividades curriculares, el uso de ayudas técnicas, etc. han de ser práctica habitual para garantizar una escolarización que responda a las necesidades de los niños con discapacidad auditiva.

Debemos iniciar el aprendizaje de la Lengua de Signos cuanto antes, pero no limitar a enseñarselo al niño sordo, sino a sus compañeros también, aunque sea a nivel muy básico, de forma que puedan comunicarse con él cuando lo deseen.

http://www.youtube.com/watch?v=tlOP-U_mWek

Podemos contarles cuentos orales, acompañados de sencillos gestos, o si conocemos la Lengua de Signos, utilizarla. El siguiente vídeo es un ejemplo:

Debemos ponernos en la piel de los discapacitados auditivos. ¿Te imaginas no poder oir nada? ¿O que lo “normal” y establecido como normal por la sociedad fuera ser sordo?

About these ads